El “efecto Gladiator” 20 años después: cine “de romanos”, Champions, memes y extrema derecha

 “En el día de hoy nos remontamos a la sagrada Antigüedad para ofreceros la recreación de la segunda caída de la poderosa Cartago”. Con esas palabras se introduce una de las secuencias más espectaculares de una película que, en buena medida, ha marcado una época. En el día de hoy no nos remontamos a la sagrada Antigüedad sino tan solo veinte años atrás para conmemorar el estreno de la poderosa Gladiator. Tras una premiere en Los Ángeles el 1 de mayo, el 5 de mayo del año 2000 se estrenó en todas las salas de cine de Estados Unidos ese largometraje dirigido por Ridley Scott y protagonizado por Russell Crowe en el papel de Máximo Décimo Meridio, Joaquín Phoenix en el del malvado emperador Cómodo y Connnie Nielsen en el de Lucila. El film fue llegando al resto de países durante las semanas siguientes.

El mes pasado, el tenista valenciano Roberto Bautista, a petición de la agencia EFE, proponía un libro, una película y una serie para sobrellevar el confinamiento. El largometraje elegido por el famoso deportista fue Gladiator y argumentaba su decisión de la siguiente manera: “Me encanta por la historia que narra; la de un hombre, que, a pesar de todas las adversidades, sabe recomponerse siempre, que lucha hasta la muerte con una fe inquebrantable. Es muy inspiradora.” Siguiendo la opinión de Bautista, e independientemente de las objeciones que podrían hacerse a ese modelo de self made man, creo que si hay un adjetivo que recoge la esencia de la película a la perfección es, precisamente, “inspiradora”. A título personal, puedo afirmar que lo ha sido en muchos sentidos, pero podría decirse que ha inspirado a una escala global. Precisamente, la inspiración que la película ha provocado a lo largo de las últimas dos décadas es sobre lo me gustaría tratar en este breve homenaje a Gladiator y su legado.

El “efecto Gladiator” en el mundo del cine

La película fue un éxito en taquilla y recibió cinco premios de la Academia, incluidos los de mejor película y mejor actor protagonista. No es de extrañar, por tanto, que haya figurado en numerosos rankings de mejores películas. Por citar solo algunos ejemplos, en una encuesta realizada por la BBC en 2001 Gladiator ocupa el sexto puesto entre las 100 mejores películas de todos los tiempos. En 2010 The Guardian la situaba en el número 21 entre las 25 mejores películas de acción y guerra de todos los tiempos. Ese mismo periódico, publicaba el año pasado una lista de las mejores cien películas del siglo XXI y el filme de Scott figura en el puesto 94.

Con todo, y a pesar del innegable poderío visual y de la excelente interpretación de su reparto, Russell Crowe sorprendía en 2016 con unas declaraciones que dejaban en evidencia el modo tan precario en el que se le dio forma al guion de la película, que tan solo contaba con veintiuna páginas cuando comenzó el rodaje. El actor llegaba incluso a afirmar que “es la forma más estúpida posible de rodar una película” y comentaba cómo en alguna ocasión tomando un trago con Scott han recordado entre risas cómo consiguieron esquivar esa bala, no solo siendo capaces de finalizar la producción sino llegando, incluso, a “¡ganar el Óscar a mejor película!”.

Ciertamente, el rodaje fue tortuoso en muchos sentidos, no solo por la falta de un guion completo, sino, entre otros motivos, por las heridas que sufrió el propio Crowe al caerse del caballo rodando las escenas de la batalla inicial y, especialmente, por la muerte de Oliver Reed, actor que interpretó a Próximo en la película. Según se cuenta, el famoso actor murió de un paro cardíaco durante una noche entre rodaje y rodaje en Malta, concretamente tras retar a beber a cinco marinos de la armada británica en un bar de la isla.

Contra todo pronóstico, como decíamos, el rodaje llegó a buen puerto, fue un éxito en taquilla y ganó cinco estatuillas. Pero es que además, ha logrado tener una influencia realmente considerable en numerosas producciones cinematográficas y televisivas posteriores, tal y como demuestra la extensa lista del films y series que, de un modo u otro, incluyen alguna referencia a la película. Me gustaría citar únicamente dos ejemplos significativos. Todo fan de la aclamada serie Los Soprano (1999-2007) recordará la obsesión del personaje de “Ralphie” (Joe Pantoliano) por la película en cuestión. Son varios los capítulos en los que cita alguna frase memorable del film hasta el punto de que uno de sus colegas mafiosos llega a decirle que está “jodidamente obsesionado con Gladiator”:

El segundo ejemplo, quizá todavía más conocido, sería el del episodio II de la saga Star Wars, El ataque de los clones (2002), película que incluye numerosas referencias a la filmografía de Ridley Scott. George Lucas ya había jugado con el homenaje al cine de romanos en el episodio previo de esa trilogía, incluyendo en La amenaza fantasma (1999) una carrera de vainas al más puro estilo Ben-Hur. En la segunda entrega, entre las mencionadas alusiones visuales a la filmografía de Scott probablemente la más evidente sea el homenaje a Gladiator en las secuencias ambientadas en el anfiteatro del planeta Geonosis:

En cualquier caso, el mayor impacto de la película en el cine del siglo XXI está relacionado, como no podía ser de otro modo, con las producciones “de romanos”, lo que en ocasiones se denomina peplum (a mi juicio de forma errónea), cine épico o, en el ámbito anglosajón, sword and sandal. Gladiator supuso para numerosos críticos y académicos el resurgir, a comienzos del siglo XXI, del cine ambientado en la Antigüedad o cine “de romanos”. Se trata de un subgénero cinematográfico que había vivido dos épocas de esplendor durante el siglo XX, pero que, desde mediados de la década de los sesenta, había entrado en declive. Las grandes superproducciones de Hollywood ambientadas en ese mundo antiguo se abandonaron tras el fracaso en taquilla de La caída del Imperio romano (1964), película de Anthony Mann que supuso la bancarrota de la productora Bronston. A pesar de que el término “resurgir” ha sido cuestionado, en la medida en que la Antigüedad siguió presente en la gran pantalla y también en la pequeña, ciertamente Gladiator fue la primera superproducción sobre el tema que se estrenaba en décadas. En este sentido, se ha hablado de que su estreno supuso una nueva época dorada del cine “de romanos”. Un tráiler-parodia del film en cuestión (de recomendable visionado) comenta esta idea del siguiente modo: “una película ‘de espada y sandalia’ tan exitosa que nos ha traído Troya (2004), Alejandro Magno (2004), dos películas de Hércules, un remake de Furia de Titanes (2010) y otro Ben-Hur (2016).”

Sin duda, cabría extender esa lista, ya que las producciones ambientadas en la Antigüedad que han visto la luz en los últimas dos décadas son muy numerosas. Las series Roma de HBO (2005-2007) o Spartacus de STARZ (2010-2013) y la famosísima, y a su vez también muy influyente, película 300 (2007) serían solo otros tres ejemplos significativos. Gladiateur, Glaive et fantasmes, un documental de producción franco-alemana estrenado en 2018, ilustra a la perfección el tema comentado y habla incluso del final de esa tercera época dorada: “en el año 2000, Gladiator da inicio a la tercera época dorada del péplum, pero eso pasó hace ya casi 20 años. Ahora el ciclo toca a su fin. Aunque otras superproducciones tuvieran éxito, hubo demasiados fracasos para que el género durase más.”

Se podría profundizar mucho más en este tema, sobre todo a la luz de la numerosa producción académica que se ha publicado durante estos años sobre la película y su impacto en el resurgir del género. Incluso en el seno de los Estudios Clásicos ha tenido una influencia notable, con especial influencia en ámbito de la Recepción Clásica. En este sentido, un especialista en el mundo romano afirmaba que Gladiator había servido para que se divulgaran “fuera del ámbito académico los considerables avances reportados por las investigaciones recientes sobre los munera”, es decir, los combates de gladiadores. No obstante, buena parte de los expertos en la antigua Roma han querido ver la película como un producto de masas “peligroso” debido a sus innumerables errores históricos y su falta de veracidad (de haberse rodado este año, quizá Marco Aurelio no hubiese muerto asesinado por su hijo Cómodo sino, siguiendo el relato histórico, víctima de una pandemia, la denominada peste antonina, que asoló el Imperio durante su reinado). La bibliografía que critica la película por su falta de rigor histórico ha sido abundante. Por fortuna, también lo ha sido la que entiende el film como lo que es, un producto de entretenimiento y de consumo masivo destinado a un público no necesariamente preocupado por “lo que realmente ocurrió” y, al mismo tiempo, una creación artística que es relejo de las inquietudes, valores y preocupaciones del momento y lugar de producción, en este caso, la sociedad estadounidense de finales del siglo XX.  No insistiré aquí más sobre esta cuestión a la que, como digo, ya se le han dedicado abundantes páginas y ríos de tinta (para el lector o lectora que pueda tener interés en el tema remito a: Gladiator (2000). Bibliografía sobre la película).

El “efecto Gladiator” más allá del cine

En un artículo publicado en 2002 en The New York Times se hablaba del “efecto Gladiator en relación a la proliferación de novelas históricas ambientadas en la antigua Roma. Sin duda, se trata de un fenómeno que se mantiene vigente en la actualidad, como demostraría el éxito reciente de Yo, Julia de Santiago Posteguillo,novela ganadora del Premio Planeta 2018 y que casualmente está ambientada exactamente en la misma época que Gladiator (el reinado de Cómodo), pero eso sí, con unas pretensiones de veracidad histórica en las antípodas de las del film. Ese “efecto Gladiator”, por supuesto, no se reduce al cine, la televisión, los Estudios Clásicos o la novela, sino que se ha extendido a otros formatos de consumo masivo como son los cómics y los videojuegos.

Pero el efecto ha llegado todavía más allá y ciertas escenas de la película y algunas de sus frases más memorables han formado parte del imaginario colectivo de los últimos veinte años. Crowe contaba hace tres años una graciosa anécdota que le ocurrió visitando la ciudad de Roma: al salir de una tienda a una calle repleta de gente un policía se dirigió a él como “Il gladiatore!”, reacción que provocó que toda la calle acabase coreando “¡Máximo, Máximo, Máximo!”, tal y como ocurre en otra icónica escena de la película. Desde luego es mucho menos graciosa y relevante, pero no puedo resistirme a contar una anécdota personal en este sentido. Hace aproximadamente un par de años, un domingo al medio día, al estar esperando a mis amigos en un bar de mi barrio bilbaíno escuché una frase que me parece igualmente representativa del impacto de la película en la cultura popular: “como decían los romanos ¡venganza y honor!”. Aunque tergiversado, para mí es evidente que el vecino del barrio se refería al famoso lema de Máximo, “fuerza y honor”, que, en cualquier caso, no parece ser tampoco una consigna típicamente romana.

Con todo, quizá uno de los ejemplos más famosos de este fenómeno sea el de la final de la Champions del año 2009, que tuvo lugar en el estadio Olímpico de Roma. Aprovechando la ocasión de jugar una final en la Ciudad Eterna, Pep Guardiola, por aquel entonces entrenador del F. C. Barcelona, preparó un vídeo motivacional para los jugadores que proyectó en el vestuario justo antes del partido. De no haber ganado el Barça la Champions ese año quizá no hubiésemos llegado a tener noticia de la anécdota o, en caso de haberse hecho pública, probablemente no hubiese tenido una excesiva difusión. Pero el Barça ganó, y la jugada prepartido de Guardiola corrió como la pólvora. El vídeo en cuestión era un montaje que intercalaba imágenes de los jugadores, de la ciudad Roma en la actualidad y numerosas escenas de la película Gladiator, incluida su potente banda sonora. Achacar la victoria del F. C. Barcelona exclusivamente al video motivacional puede que sea excesivo, pero alguna crónica de lo ocurrido en el vestuario no deja lugar a dudas sobre el impacto que tuvo en los jugadores: “dicen que, al encenderse las luces, algunos futbolistas lloraban y que sus gritos demostraban que el objetivo estaba cumplido”.

Más allá de las periódicas emisiones del film en canales de todo el mundo y las distintas reediciones para su venta como el formato Blue-Ray de 2010 para conmemorar el décimo aniversario, el Digital HD para conmemorar el decimoquinto aniversario o el formato 4K lanzado al mercado en 2018, durante la última década también se han registrado numerosas evidencias de que el impacto de la película sigue vigente a una escala global.

Por ejemplo, para conmemorar el decimoquinto aniversario del film en 2015, el ilustrador Martin Ansin dibujó una ilustración para comercializar en formato póster que recrea el final del combate entre Máximo y Tigris de la Galia. Encima de la escena, como si de una inscripción romana se tratare, se puede leer en latín “QVA IN VITA FACIMUS RESONAT IN AETERNITAS”; es decir, la memorable frase con la que concluye Máximo su discurso previo a la batalla ante la caballería romana: “lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”.

Por fortuna, también podemos comentar algunos ejemplos que no tienen un fin lucrativo. En junio de 2018 se celebró un acto benéfico que buscaba recaudar fondos para la erradicación de la poliomielitis: Il Gladiatore in concerto. El doble evento tuvo lugar en la ciudad de Roma, concretamente en lugares tan emblemáticos como el Coliseo y el Circo Máximo, en los que se proyectó la película con música en directo de la Orchestra Italiana del Cinema y la voz de Lisa Gerrard, compositora junto a Hans Zimmer de la banda sonora original. El propio Russell Crowe acudió al concierto y tras el acto reconocía en unas declaraciones que era todo un privilegio para él ver cómo la película, casi veinte años después, seguía significando algo importante para el gran público.

El 20 aniversario, que buena parte de los fans vienen celebrando desde el pasado 1 de mayo (fecha del preestreno), es el mejor ejemplo de la vigencia del “efecto Gladiator. Como conmemoración, los días 13, 15 y 19 de abril se volvió a proyectar la película en varias salas de Estados Unidos. Por su parte, las reacciones en distintas redes sociales son igualmente importantes para ilustrar el fenómeno. El propio Russell Crowe recordaba ayer mismo, día 4 de mayo, en su cuenta de Twitter que hace exactamente veinte años se estrenaba la película en la tierra que lo vio nacer, Australia. Añadía en el tweet la famosa, y aquí ya mencionada, frase: “what we do in life, echoes in eternity…”. Por su parte, los fans twitteros han compartido desde el 1 de mayo opiniones, frases memorables y fotos de la película a través del hashtag creado ad hoc #Gladiator20, que también se ha utilizado en Instagram para compartir imágenes, junto a este otro hashtag: #Gladiator20thanniversary. Con todo, no es un fenómeno puntual o nuevo en las redes sociales ya que el hashtag de Twitter #Gladiator o el de Instagram #Gladiatormovie existían ya desde hace varios años, así como la página de Facebook Gladiatormovie. Del mismo modo, tanto Máximo Décimo Meridio como el emperador Cómodo (curiosamente con la cara de Joaquin Phoenix) tienen también desde hace años sus propios perfiles en todas esas redes sociales mencionadas. Youtube, por supuesto,tampoco podía escapar a este fenómeno y más allá de ser repositorio de innumerables videos de todo tipo sobre la película y de ofrecerla íntegra previo pago, también cuenta con algún youtuber que ha colgado recientemente contenido conmemorando el veinte aniversario.

Es evidente que Gladiator, en buena medida y sin excluir otras muchas posibles influencias visuales, epitomiza la imagen contemporánea que tenemos sobre la antigua Roma. La única red social entre las más utilizadas a nivel global que no hemos mencionado aún nos puede servir para ilustrar esta afirmación; me refiero a WhatsApp. Si probamos a escribir la palabra “Rome” o “Romans” en el buscador de gifs de la aplicación, entre las primeras opciones nos aparecen varias relacionadas con la película:

El “efecto Gladiator” en la política de extrema derecha: Bush, Trump y Abascal

El notable éxito de la película desde su estreno en mayo del año 2000 tuvo influencia incluso en el debate político de la campaña electoral de las elecciones presidenciales estadounidenses celebradas el 7 de noviembre de ese mismo año. Ciertamente el discurso político de Gladiator (la lucha individual de un héroe frente a la tiranía en aras de una difusa república no demasiado bien definida) es tan ambiguo que fue objeto de apropiación tanto por parte del partido demócrata como del republicano. Con todo, serían los republicanos liderados por George W. Bush los que más partido le sacaron a la inclusión de motivos de la película en su campaña electoral. En buena medida, Bush se presentó a sí mismo como un nuevo Máximo, devoto hombre de familia que desde su rancho/villa de Texas/Emerita Augusta pretendía llegar a Washington/Roma para restaurar la decencia y exportar la democracia y el capitalismo estadounidense a través de una agenda de política exterior eminentemente militarista. Curiosamente, una vez en la presidencia, algunos medios y críticos de la película compararon a Bush no ya con Máximo sino con el tiránico emperador Cómodo.

Durante la campaña electoral de 2016, un seguidor de Trump publicó en Youtube un montaje de la escena de lucha en la arena de Zucchabar titulado “Donald Trump: el gladiador americano”. En el video Máximo tiene el rostro de Trump y los gladiadores a los que se enfrenta y mata son sus adversarios políticos (no llego a entender porque Próximo es Obama). El montaje es un tanto burdo, pero efectivo. Al acabar la lucha las palabras de Máximo se sustituyen por unas declaraciones de Trump y finalmente el público no corea el grito de “¡Máximo! Máximo! Máximo!” sino “USA, USA, USA!”:

Al igual que ocurrió con Bush, una vez en la presidencia la comparación con Máximo pierde su efecto y resulta mucho más sensato usar la analogía con Gladiator para equipararlo a Cómodo. En este sentido, un artículo de opinión publicado en agosto del año pasado en The Guardian llevaba el siguiente título: “Trump parece pensar que es un emperador, pero nosotros no nos hemos divertido”.

Entre tanto, en el panorama político español la extrema derecha ha recurrido a motivos visuales del film para introducir de forma simple pero efectiva su agenda política. En junio de 2016 el por entonces emergente partido político VOX publicaba en Youtube y en sus redes sociales un spot titulado “Un nuevo comienzo” en el que su líder Santiago Abascal camina entre campos de trigo como si fuera un nuevo Máximo. Los planos y enfoques simulan de forma consciente a los de la película, al igual que lo hace el tono épico del discurso que recurre a motivos como “no dar una batalla por perdida”, el “honor”, “viejos orígenes” o “una pelea perpetua por la libertad”.

Izquierda (aunque debería ser esa mano la que estuviera a la derecha…): fotograma del spot de Vox / Derecha: fotograma de Gladiator (curiosamente la mano no pertenece a Russell Crowe sino a su doble)

Antes de las elecciones de abril de 2019, presumiblemente un seguidor del partido, de forma similar a como ocurre con el video de Trump, editaba unas de las escenas más memorables de Gladiator, comparando una vez más a Máximo con Abascal (esperemos que nunca lleguen las comparaciones entre Cómodo y Abascal, pues parecen probables de un futuro distópico en el que habría alcanzado la presidencia). En este caso, es Pedro Sánchez quien hace las veces de Cómodo, mientras que Quinto tiene la cara de Quim Torra, Lucila la de Susana Díaz y el joven Lucio la de Iñigo Errejón (debo reconocer que ese último detalle tiene su gracia).

Humor y “efecto Gladiator

Por último, me gustaría comentar una serie de ejemplos en los que se ha recurrido a motivos y frases de la película con el único objetivo de hacer honor a algo tan puramente romano como es la comedia. El recurso a Gladiator con un objetivo puramente humorístico se ha dado en formatos diversos, desde películas hasta numerosos memes o incluso tweets que han buscado la broma fácil o el humor irónico más perspicaz.

Volvemos por un momento al mundo del cine para mencionar un producto que no sin razón habrá pasado desapercibido para el gran público. The Legend of Awesomest Maximus (2011), traducida al castellano como 301, la leyenda del Imponentus Maximus, es una comedia gamberra de bajo presupuesto que parodia no solo Gladiator sino también 300, Troya e incluso Braveheart. Seguro que por culpa de los exigentes cinéfilos que campan a sus anchas por Filmaffinity, el filme no supera el 2,7 de nota. Algo a todas luces injusto si atendemos a la complejidad del argumento que no puedo resistirme a citar aquí:

“Awesomest Maximus es un general totalmente incompetente en busca de la gloria. Cuando el sexualmente ambiguo príncipe troyano Orlando trata de obtener la aprobación de su padre trayendo de vuelta a Elena de Grecia a Troya, el Rey Erótico amenaza con vengarse. Entonces, el general Awesomest Maximus se enfrenta a un ejército de un millón de griegos con sólo 300 troyanos. ¿O eran 301?” (FILMAFFINITY)

Retornando también al mundo del fútbol y en concreto a la Champions de 2017, encontramos en YouTube un video de animación que se presenta como el tráiler de una película titulada Madristiator, dirigida por “Madridley Scott” (sic). En este caso no se trata de un video motivacional antes de la final, sino una parodia que recurre a las frases y motivos visuales más recurrentes de Gladiator para reírse de Cristiano Ronaldo antes del partido de semifinales que jugaron el Atlético de Madrid contra el Real Madrid. Sorprende que la tontería haya llegado a tener casi un millón de visitas:

Junto a esas creaciones audiovisuales, Gladiator también ha tenido mucho tirón en el mundo de los memes. Sería imposible recoger aquí de forma exhaustiva todos y cada uno de ellos, algo que tampoco es necesario. Recojo solo algunos ejemplos que parecen haber tenido amplia difusión:

Ese icónico fotograma de la película acompañado de la aún más icónica frase “¿os habéis divertido?” ha sido un motivo recurrente para todo tipo de memes. Al igual que lo han sido aquellos que comparan la forma física que tenía Russell Crowe cuando interpretó al atlético Máximo frente a la que tendría algunos años después. Como añade el meme de cuantarazón.com, es evidente que “ya no está para comandar legiones”. En esta época de confinamiento, en la que perder la forma física ha sido una obsesión generalizada, el meme en distintos formatos también se volvía a viralizar haciendo referencia a nuestra situación más actual. Para quien la gordofobia le queda un poco light, puede optar por un tipo de humor bastante más negro también en relación al coronavirus:

Por último, quiero hacer referencia a una polémica de Twitter ocurrida la semana pasada. Rafael Hernando, ex portavoz del PP en el congreso y en la actualidad senador, colgaba en su cuenta un mensaje acompañado de una imagen con la que pretendía denunciar la ilegalidad de una supuesta manifestación que un grupo de musulmanes habría llevado a cabo en tiempo de confinamiento. A pesar de que aseguraba que no era Fake, efectivamente resultó serlo, ya que la imagen pertenecía a un vídeo de una manifestación que tuvo lugar en 2018. Hernando, abrumado por la evidencia, tuvo que recular, borró el tweet y reconoció su error, no sin morir matando. Para entonces las reacciones, que se movían entre la justa indignación y el humor debido al absurdo de la situación, ya habían estallado en Twitter. A título personal, me pareció especialmente graciosa la aportación a la polémica de la revista cultural Jot Down Magazine:

¿Gladiator II?

Dado el éxito de la película, no es de extrañar que casi desde el momento de su estreno se barajase la posibilidad de que hubiera una segunda parte. Pero el héroe y protagonista estaba muerto así que durante varios años corrió por la red el rumor de que se estaba planteando una secuela en la que Máximo resucitaría de entre los muertos. Ninguna fuente oficial confirmó nada al respecto hasta que el 1 de noviembre de 2018 la revista Deadline publicó la exclusiva de que, efectivamente, había en marcha un proyecto para rodar una secuela que además estaría dirigida y producida, el menos en parte, por el propio Scott, mientras que el guion correría a cargo de Peter Craig. Eso sí, la idea de traer de regreso a Máximo de entre los muertos parece descartada ya que el guion giraría en torno a Lucio, el hijo de Lucila, y estaría ambientada algunos años después de la original. Con todo, desde que se publicara aquella noticia a finales de 2018 no se ha vuelto a tener novedades sobre el proyecto.

Tal y como he tratado de mostrar en este artículo, Gladiator ha tenido un impacto realmente considerable en numerosas parcelas del imaginario colectivo. Independientemente de si esa segunda parte llega o no a ver la luz en un futuro próximo, es innegable que Gladiator “tiene [asegurado] su eco en la eternidad”.

Oskar Aguado Cantabrana


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search