La rebelión de Wagner y el cruce del Rubicón

El viernes 24 de junio de 2023 el mundo fue testigo de la rebelión del grupo de mercenarios Wagner contra Rusia, en una suerte de golpe de Estado que duró menos de 24 horas. Esta acción estuvo dirigida por el jefe de los mercenarios, Yevgueni Prigozhin, quien se enfrentó al ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, dejando al descubierto las debilidades del régimen de Vladímir Putin en medio de la guerra contra Ucrania.

Yevgueni Prigozhin y sus mercenarios tomaron esa mañana la ciudad fronteriza de Rostov del Don, emprendiendo su marcha de blindados hacia Moscú. De acuerdo a J.G. Cuesta, M.R. Sahuquillo y L. De Vega en El País, durante la noche del viernes, Prigozhin habría cruzado: “su Rubicón particular”[1], acorralado por la espiral de su pugna con Shoigú.

En este punto, las comparaciones son tentadoras y vinculan, a pesar de las distancias temporales, al jefe de los mercenarios Wagner con Julio César en los comienzos de la guerra civil romana, por lo que es interesante recordar algo de la figura de Julio César y lo significativo que fue en su carrera política el cruce del Rubicón.

Julio César es uno de los personajes más apasionantes de la antigüedad clásica, ya que su figura, vida y obras trascendieron históricamente, constituyéndose en ejemplo y referente para épocas posteriores. Incluso hoy en día, su nombre sigue evocando poder y grandeza. La figura de Julio César tiene diversos matices que van desde el general victorioso hasta el inagotable guerrero que se enfrenta a los bárbaros y también a sus enemigos internos por la gloria de Roma[2]. Por otra parte, consciente de la importancia de que sus acciones pasaran a la posteridad, escribió sus famosos Comentarios, fuente de inspiración para futuros estadistas, militares e intelectuales.

A la muerte del dictador Sila en el 78 a.C., Julio César comenzó a despegar en su carrera política y en su vida pública en Roma: a su nombramiento como pontífice le siguió el de tribuno militar. En 71-70 intervino para apoyar al general Pompeyo en su lucha por conseguir la restauración de los derechos de los tribunos de la plebe. Asimismo, a César se le dio la cuestura de Hispania Ulterior en el 69.

En los años siguientes continuó con mayor intensidad su carrera política. A su regreso de Hispania introdujo con los generales Pompeyo y Craso la alianza conocida como primer triunvirato, que le permitió alcanzar el Consulado en el 59 y conseguir que al año siguiente le adjudicaran el Ilírico, la Galia Cisalpina y la Galia Transalpina, territorio este último todavía por conquistar. En ese tiempo, César se dedicó al sometimiento de la Galia Transalpina, a la expedición de Britania y a reforzar las fronteras con los germanos.

Hacia el 55 las relaciones con los triunviros se deterioraron, especialmente con Pompeyo cuyo nombramiento como cónsul único agravó las relaciones con Julio César. La inevitabilidad del enfrentamiento entre Pompeyo y César llevó a este último a cruzar el río Rubicón, un pequeño río que constituía la frontera entre Italia y la Galia Cisalpina. De aquí proviene la famosa frase atribuida a César: “Vayamos a donde nos llaman los prodigios de los dioses y la iniquidad de nuestros enemigos. La suerte está echada”[3]. Esta frase cobra sentido si consideramos que, una vez cruzado el Rubicón, César no podía ejercer mando de tropas y solo podía acceder a Roma como un particular. El cruce del Rubicón significó para Julio César el comienzo de una compleja guerra civil que se extendería por unos cinco años más hasta la muerte de Pompeyo.

Efectivamente, Prigozhin cruzó su particular Rubicón, al entrar en Rostov del Don y dirigirse en ofensiva hacia su Roma/Moscú, amenazando también a su particular Pompeyo/Putin. A partir de este punto, las cosas ya no serán igual para el jefe de los mercenarios ni para su equipo de combatientes. Tal vez el desenlace será opuesto al esperado —con el jefe de Wagner exiliado y Putin mostrándose clemente con los sublevados, un rasgo muy cesariano por otro lado—. Hoy más que nunca, la suerte vuelve a estar echada en la compleja guerra de Ucrania.

Carolina Valenzuela Matus


[1] J.G. CUESTA, M.R. SAHUQUILLO, L. DE VEGA. La insurrección de Wagner en Rusia coloca a Putin ante su mayor desafío. En El País, Domingo 25 de junio de 2023, p. 2.

[2] Valenzuela Matus, Carolina (2015). “Julio César en la conquista americana”, Revista Historia Para Todos, año 1, n°2, pp. 21-28.

[3] Suetonio, Los Doce Césares. Seguido de Gramáticos Ilustres, traducción del latín y notas por Jaime Arnal, 1982, p. 110.



Citar este post
aniho (2023, 29 junio). La rebelión de Wagner y el cruce del Rubicón. Proyecto ANIHO - ANIWEH Project. Recuperado 14 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/b5wb

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search