Calígula el emperador  y  Milei el economista

[Desde Buenos Aires]

Pasados más de dos meses, las campanadas del ballotage del último 19 de noviembre no cesan de repiquetear en los cerebros de muchxs argentinxs: a un alarmante 30% que el candidato de ultraderecha ya había cosechado en las primarias de agosto, vino a sumársele – por obra y gracia del ex presidente Macri –un porcentaje mayor al necesario para superar el 50%.

En este remolino de negro y plomo, una lluvia de memes, tweets, videos y chistes ácidos tiran palabras para ayudarnos a entender la situación. Varios de ellos echan mano de Calígula, retratado de manera implacable por Suetonio en el cuarto libro de La Vida de los 12 Césares. Todo este material es bálsamo sin duda, intentos de pensar con imágenes clásicas en tiempo real una situación que pesa y amenaza. Al fin y al cabo, el gobierno de Calígula en principio solo duró tres años, diez meses y ocho días, al decir de Suetonio. Eso lo podría soportar cualquiera.

Estudiar historia, por Liliana Felipe y Jesusa Rodríguez.

Los memes, videos y chistes que he visto acerca del paralelismo entre Calígula y Milei hacen hincapié en los rasgos psiquiátricos de ambos personajes. En el caso del economista de la Universidad de Belgrano, este aspecto condimenta, hasta divierte, y sus asesores de imagen han sabido hacer de esos elementos un espectáculo público. No voy a entretenerlos aquí con un nuevo inventario de paralelismos de conducta. Me resulta más productivo usar el hilo de lo que Suetonio ha escrito para reflexionar sobre tres fenómenos: el uso que Milei hace de los discursos en los que se apoya, la fascinación que ejerce en diferentes sectores de la sociedad y el pensamiento sobre el después.

Sabemos que la ciencia económica existe desde el siglo XVIII, que la escuela austríaca o del libre mercado – creámosle a la historia que ellos se dan – remonta a principios del XX, y que la Universidad de Belgrano está en pie desde 1964… casi que contamos con la misma edad. Al igual que Calígula, Milei reorganiza estos cuerpos discursivos en profundidad, se autoproclama su sumo sacerdote y los hace legitimar su programa de gobierno. De todo lo que se considera continuador, Milei solo utiliza aquello que refrenda su línea de acción (o parezca que lo hace). En un gesto a tono con el emperador romano, lo que quede fuera de su ecuación, corresponda eso a la escuela austríaca, a otras teorías tan económicas como aquella o a modos diversos de entender la vida en común, no le concede entidad o encarna para él las fuerzas del “colectivismo”. Para perseguir sus fines, los procedimientos a los que recurre Milei son todos bastos: cita autoridades que su público desconoce, aumenta el mérito de su trayectoria académica, grita, rebaja e insulta para desarmar a su adversario. Así, lo que proclama alcanza el estatuto de dogma de fe, obligando al que discute a desarmar verdades religiosas. Y sin embargo, nos guste o no, el abanderado de la escuela de Viena en Buenos Aires es muy eficaz en su rol de nuevo sacerdote, con un amplísimo currículum en estudios de televisión. Recordemos que lo de Calígula no constituía una serie incomprensible de sinrazones.

El segundo punto, su legitimidad en amplios sectores de la sociedad. Al igual que el emperador romano, el poder de Milei está basado en apoyos diversos, y mal que nos pese lo sostienen muchos de aquellos a quienes seguramente sus políticas van a atropellar. El show de Fátima, los retweeteos y los constantes paneles de lobbyperiodismo trabajan la autoridad, naturalizan valores y proponen agenda. Mas así como Calígula tenía oposición, Milei también. No es desdeñable el piso del 44, 65 % que no lo ha votado, sumando a los que reconsideren su voto en cuanto les llegue la próxima cuenta del gas. Suetonio describe la oposición a Calígula como paralizada y desarticulada, aterrada por el poder de la desmesura. En la situación argentina, la falta de pensamiento y la falta de trabajo para articular constituyen riesgos que no podemos darnos el lujo de transitar.

Pasando por alto lo de las analogías psiquiátricas, hasta aquí pareciera que el escrito de Suetonio y la comparación con Calígula resultan fértiles para ayudar a pensar la situación del presente argentino. A dos mil años de distancia, Suetonio puede sernos bastante útil para reflexionar acerca de la novedad en la continuidad, en las potencias y límites de una construcción de poder, y sobre todo, en la necesidad de explorar la multiplicidad de matices y llamar a las cosas por un nombre. Maravillosos poderes que mantiene la tradición clásica. Y sin embargo, en el último punto, aquel que hemos llamado “pensar el después”, la analogía entre Calígula y Milei resulta estéril desde cualquier punto que se la mire. Mirémoslo de cerca entonces.

Junto al retrato de la desmesura, la comparación con Calígula deja caer la idea del gobierno de Javier Milei como un expediente corto y que pasa: si el emperador de Roma duró tan poco, qué otra cosa podría esperarse del peluca argentino. Derrumbe por desgaste, por forzamiento, por que aparezca el hombre araña o el gauchito Gil, todas estas asociaciones se activan para apuntalar la idea de que la pesadilla dura poco y hay que pasarla rapidito pero en casa. Convengamos que esta es una forma nueva de esperanza religiosa, no importa que en este caso defienda nuestras causas. Lxs argentinxs ya hemos experimentado muchos desgastes, forzamientos y helicópteros como para desconocer que por estos medios solo nos espera al día siguiente algo peor. Para esta situación, el establishment ya tiene preparado un recambio en la vicepresidenta y su ayuda de cámara Mauricio Macri. Flor de recambio, con trompeta militar y todo. Nos guste o no, el paso al costado anticipado de Milei no nos conduce a nada, salvo al aumento de violencia y al retiro de los parámetros que restan. Y ahí otra que refugiarnos en casa, solo nos quedará juntarnos debajo del televisor. No hay después sin una política mejor.

De la mano con esto, otra de las imágenes que habilita la comparación entre los laureles y la peluca es considerar que el tiempo de Milei  es una hora muerta, y que al recuperar las riendas del estado volveríamos exactamente al mismo punto en que lo habíamos dejado. Idea romántica de la historia, postulado inicial de Alfonsín que selló el desarrollo de la democracia desde el momento que la recuperamos a partir de la última dictadura: todo se resolvía con un retorno al gobierno efectivo, al manejo del dato estatal. Las horas de Milei van a ser cualquier cosa menos muertas, van a ser altamente productivas a sus fines. Con el DNU y la Ley Ómnibus, justamente lo que va a transformarse por completo es el paisaje estatal tal cual lo conocemos, no va a haber regreso al punto en que habíamos dejado. ¿Y entonces? Entonces mucho hay por hacer. En principio nos queda volver las horas de Milei lo menos productivas posible a sus fines, defender fuertemente desde el lugar que nos toque todo aquello que consideremos propio, valioso y útil. Mostrarnos en ese camino que podemos hacerlo, que no nos hemos quedado debajo del televisor, que no son horas muertas para nosotros tampoco. Y en ese aparecer de vuelta, saliendo del campanario, componer salidas que sean viables a los que no la vieron y se tiraron un tiro en los pies[1].

Eleonora dell´Elicine


[1] Imagen de portada extraída de https://www.mdzol.com/napsix/2023/12/11/toma-aire-antes-de-ver-javier-milei-como-un-majestuoso-emperador-romano-390698.html


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
aniho (6 de febrero de 2024). Calígula el emperador  y  Milei el economista. Proyecto ANIHO - ANIWEH Project. Recuperado 16 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/vrg5


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search