La Narco cultura y la estética clásica: ¿narco-clásicos al servicio de los traficantes?

Carolina Valenzuela Matus

Ricardo del Molino García

Actualmente vemos cómo el negocio del narcotráfico está afectando la convivencia y la paz social a nivel mundial, trayendo oleadas sucesivas de violencia. Hace unos meses, Ecuador declaraba el estado de sitio ante las guerras de los narcotraficantes que tenían al país paralizado; en Chile, el aumento de bandas organizadas ligadas al narcotráfico ha vuelto mucho más insegura la capital, Santiago; en Barbate, España, vimos con estupor como unos narcotraficantes mataban a dos guardias civiles tras embestir su zodiac con una lancha de grandes dimensiones, mientras que en Suecia, “el gobierno sacó en septiembre pasado al Ejército a la calle para detener la ola de asesinatos ligados a las rivalidades de bandas”[1].

La lucha contra el narcotráfico se hace cada vez más difícil en todo el mundo y somos testigos de cómo los grandes capos de la droga disponen de ilimitados recursos para dar rienda suelta a la exuberancia y ostentación de toda su riqueza mal-habida. De allí que desde hace un tiempo escuchamos hablar cada vez más de narcocultura y de narcoestética. De acuerdo con América Becerra (2018), la narcocultura se relaciona con una construcción social que crea expectativas de vida y legitima el tráfico de drogas a través de formas simbólicas como la música, literatura, series, arquitectura, películas, así como cualquier otro contenido simbólico vinculado al lujo[2]. Esta narcocultura ha llegado a desarrollar un particular “gusto”, muy popular en algunos sectores de las sociedades, que, según Cobo (2008), ha derivado en una narcoestética, caracterizada por “ostentosa, exagerada, desproporcionada y cargada con símbolos que buscan dar status y legitimar la violencia”[3].

En esta obsesión por la ostentación, los narcotraficantes han encontrado en la estética de la antigüedad clásica -en unión con otros referentes estéticos, en una suerte de eclecticismo[4]– una nueva forma de exhibición de poder y legitimación. Hace algunos años, saltó a la fama en México el ‘Partenón de Zihuatanejo’[5], perteneciente a Arturo Durazo Moreno, un policía corrupto enriquecido ilegítimamente por el negocio del tráfico de drogas y armas. Este suntuoso palacio, hoy abandonado, cuenta con una serie de esculturas de corte clásico imitando el arte griego, el palacio es sostenido por columnas de orden dórico y los frisos que lo adornan rememoran el Partenón de Atenas.

Fotografías correspondientes a el ‘Partenón de Zihuatanejo’, propiedad de Arturo Durazo Moreno, un policía corrupto enriquecido ilegítimamente por el negocio del tráfico de drogas y armas en México. Fuente: Idealista/News

Igualmente, se reconocen las influencias estéticas clásicas en las fachadas de algunas mansiones, como la del narcotraficante Zhenli Ye Gon o la Mansión Montecasino de Pablo Escobar en Medellín, Colombia. En esta última se encontraba una ostentosa concha de oro que bien evocaba el renacentista nacimiento de Venus de Botticelli. Asimismo, las tumbas de los más importantes narcos recogen la estética clásica en espectaculares cúpulas y columnas grecorromanas como las del cementerio de Culiacán, México, donde prevalece el mármol y el oro en sus materiales de construcción.

Jaccuzzi en forma de concha que evoca El nacimiento de Venus de Botticelli. Fotografía de Andrés Ángel. Texto de Róbinson Úsuga Henao. Montecasino: el surgimiento de una mansión clandestina. Obtenido de: https://universocentro.com.co/2012/08/11/montecasino-mansion-clandestina/ 

Todo esto hace parte de una narco-arquitectura que indudablemente se nutre de elementos clásicos combinados con otros variados elementos estéticos: coches caros, mujeres exuberantes y marcas de ropa de lujo, que curiosamente, también se valen de la estética clásica para reforzar su exclusividad como Valentino o Dolce&Gabbana[6].

A partir de lo mostrado, desde los estudios de recepción de la antigüedad clásica, cabe reflexionar sobre algunas cuestiones relacionadas con la profundidad y la validez del este “narco-clasicismo” o “clasicismo narco”. De este modo ¿Debemos considerar el “narcoclasicismo” como una nueva variante del postclasicismo del siglo XXI? ¿La narcoestética con remembranzas clásicas tiene algún efecto positivo en la cultura de masas en tanto que vincula la memoria grecorromana con sectores que se sienten ajenos a la antigüedad grecorromana? ¿Debemos aceptar el “clasicismo narco” como un material estético válido, producto del “giro democrático”, defendido por una buena parte de los estudios de la recepción clásica? ¿Cabe rechazar la recepción de la antigüedad por la “narcocultura” por su ligazón con la ilegalidad y no por sus posibilidades estéticas, en el caso de que las tuviera? ¿Ha de estudiarse esta nueva recepción de la antigüedad aun sabiendo que en ocasiones es una recreación de la estética clásica sin significado? Y en este caso, ¿cómo es posible convivir con lo clásico sin conocer su significado? Estas y otras preguntas son las que los estudios de recepción deben plantearse, a no ser que consideren que desde un canon fijo, establecido y fosilizado se rechace frontalmente este tipo de material postclásico narco y se le tache de mera perversión estética. Sea cual sea la postura que los investigadores de la recepción clásica tomen, lo cierto es que en medio de un mundo de incomprensible violencia, vemos emerger nuevas formas de recepción clásica que el crimen organizado utiliza como herramientas legitimadoras de la exclusividad y el poder. Estas apropiaciones de los clásicos no nos han de extrañar: históricamente, se han utilizado para validar ideas perversas como el Nazismo hitleriano o el fascismo de Mussolini, también se han valido de ellas dictadores o líderes autoritarios, sin embargo, este es un fenómeno relativamente nuevo, por eso nos preguntamos ¿podríamos hablar hoy de narco-clásicos al servicio de los traficantes?


[1] Patricia Ortega Dolz. El narco, más fuerte que nunca, inunda a Europa de cocaína. El País, 3 de marzo de 2024.

[2] Becerra, América (2018). Investigación documental sobre la narcocultura como objeto de estudio en México, Culturales, vol. 6. https://doi.org/10.22234/recu.20180601.e349

[3] Cobo, A. (28 de junio de 2008). La Estética del Narcotráfico. Esfera Pública. Obtenido de http:// esferapublica.org/nfblog/la-estetica-del-narcotrafico/ De la Sicaresca a la Narcoestética. (13 de junio de 2009). Revista Semana. Obtenido de http://www.semana.com/cultura/articulo/ de-sicaresca-narcoestetica/104078-3

[4] Rincón, O. (Julio-agosto de 2009). Narco.estética y Narco.cultura en Narco.lombia. Revista Nueva Sociedad(22), pp. 147-163

[5] La réplica del Partenón abandonada que construyó el jefe de policía más corrupto de México: https://www.idealista.com/news/inmobiliario/internacional/2016/10/07/743827-la-replica-del-partenon-abandonada-que-construyo-el-jefe-de-policia-mas

[6] Martín-Esperanza, Paloma. L’influenza della classicità nella moda italiana contemporanea. 2019, Forma Urbis. Comunicare l’antico oggi. RomArché 10. Parla lʼarcheologia


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
aniho (5 de abril de 2024). La Narco cultura y la estética clásica: ¿narco-clásicos al servicio de los traficantes? Proyecto ANIHO - ANIWEH Project. Recuperado 16 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/w68z


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search